La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

Los campos marcados con * son obligatorios.

Al presionar ENVIAR acepta nuestra Política de Privacidad y que los datos personales que nos ha proporcionado sean incorporados en un fichero propiedad de EDO. La finalidad del fichero es la de prestarle los servicios indicados en la página

Incorporar alumnos en prácticas 

Las prácticas en empresas, obviamente benefician tanto a l@s alumn@s como a las empresas, que además de permitir adquirir experiencia, ofrecen formación sobre cómo trabajar. Muy útil para diferenciar el currículo de aquell@s que al haberlas realizado reúnen entre sus aptitudes su capacidad de trabajar en equipo. Los contactos, el conocimiento del mercado y del sector son valores que se tienen en cuenta a la hora de realizar las entrevistas.

 

En la actual sociedad la Formación Dual debería ser casi un requisito y las prácticas en empresas son una buena forma de poner a prueba todo aquello que se aprende en los nuevos sectores hacia los que se quiere enfocar la carrera profesional. 

Reorientar y redirigir los conocimientos hacia áreas que nos ofrecen una mayor realización personal o meter la cabeza en el mundo laboral para afrontar luego la búsqueda de empleo es el camino por el que habitualmente llegan los estudiantes en prácticas a una empresa.

Y las empresas necesitan personal cualificado y ejercitado en problemas reales, así como ideas frescas y nuevas e, incluso, su buena imagen se eleva como resultado de realizar la selección de personal tras este periodo de pruebas. Con ellas se eleva pues no solo la calidad de sus servicios, sino también su imagen de entidad que crece y que busca talentos en las nuevas generaciones.

¿A quién beneficia la realización de prácticas en empresas? 

Las prácticas profesionales benefician tanto a l@s alumn@s como a las empresas que l@s incorporan y son aquellas que se realizan por profesionales que entrarán a formar parte de ese sector ya que no solo adquieren conocimientos útiles, sino que se convierten en activos que pueden continuar con el ciclo de la formación poniendo a prueba los límites de lo que han aprendido en el mercado real.

Así, las personas que realizan estas prácticas, y gracias a ellas, adquieren conocimientos del ámbito empresarial, del funcionamiento interno de una organización, de los plazos y encuentros… Por lo que el currículo de un aspirante que las posea es mejor valorado que uno que no lo tenga. Y es que no solo adquiere experiencia, adquiere formación sobre cómo trabajar.

Competencias en ámbitos prácticos y en sectores que no adquiriría ni con la mejor formación y, sobre todo, existe la posibilidad de ser contratado al adquirir también los hábitos de las personas productivas.

Así es que las prácticas profesionales ponen a prueba al trabajador que hace solo unos meses era estudiante o lo es mientras realiza prácticas y a la empresa, que requiere un servicio de calidad a cambio del compromiso de ofrecer aprendizaje y experiencia a quien entra a formar parte de su plantilla de forma temporal. 

Porque también realizar prácticas en empresas es una inversión, aquel que las solicite debe tener en cuenta que aparte de todos los beneficios mencionados, y una vez que este período concluye, se lleva siempre los conocimientos adquiridos pero lo que es más importante, las personas que se han conocido y con las que se han estrechado lazos laborales y de amistad para que unas buenas relaciones profesionales den impulso a los objetivos laborales. Y no hay mejor momento para que la confianza crezca y se fortalezca como desde una empresa en la que la respuesta del trabajador está a la altura.

Algunos motivos por los que incorporar

alumn@s en prácticas en su empresa

Las prácticas profesionales suponen una forma de colaboración y aprendizaje mutuo en la que ambas partes (empresa y alumno) salen beneficiadas; unos, aportando su experiencia y conocimiento; y otros, su talento y contenidos formativos adquiridos. Es una relación en la que todos ponen y todos ganan.

En el último año 2017, EDO Formación ha gestionado las prácticas a más de 100 alumn@s, con resultados muy satisfactorios para ellos/as y las empresas receptoras, superando el 14 % de inserción laboral, motivos por los que nos felicitamos y alentamos a reforzar este procedimiento de inserción y reciclaje en el mundo laboral.

En base a nuestro análisis sobre el año anterior, algunos de los motivos a destacar serian: 

  • Alta motivación y orientación a la consecución de objetivos.
  • Rápido aprendizaje y mayor eficacia en su desempeño
  • Adaptación a las necesidades empresariales e integración en sus procesos productivos.
  • Renovación empresarial, mediante la aplicación a un entorno real del conocimiento adquirido por el alumno en el proceso formativo, así como de la creatividad y talento del mismo.
  • Aportación de valor a los resultados operativos.
  • Captación de nuevos profesionales para incorporar a la plantilla.
  • Capacitación profesional de l@s alumn@s, facilitando su incorporación al mercado laboral.

Para que esta relación sea enriquecedora y reporte beneficios, debe de existir un compromiso entre ambas partes, las empresas deben de asumir el papel de mentores y guías en esta primera experiencia del alumno, y los alumnos deben asumir las prácticas como una parte más del aprendizaje.

Si desea ofrecer una oportunidad a alumnos para que realicen las prácticas en su empresa, en el siguiente email puedes contactar con nuestro departamento de prácticas:

practicas@edoformacion.com

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?